Pages

Follow Us On Facebook

COLIBRI O CUERVO TU QUE ERES???


Un picaflor se hizo muy amigo de un cuervo. Con el pasar del tiempo aquella amistad llegó a ser como un lazo de familia.
El picaflor y el cuervo casi no se separaban y tenían una confianza enorme el uno en el otro. Cierto día el picaflor resolvió invitar al cuervo para comer en su casa.
El cuervo aceptó la invitación. Entonces en el día fijado el picaflor hizo una bella mesa repleta con el néctar de varias especies de flores, miel y todo lo mejor que tenía fue puesto en la mesa.
El cuervo llegó a la cita a la hora acordada y se alimentó tan bien que quedo muy satisfecho con todo el alimento suministrado. ¡Era alimento natural!
El cuervo quedó tan contento que resolvió retribuir el gesto del amigo picaflor de manera que lo invitó para ir a almorzar en su casa también y el picaflor ¡claro! acepto la invitación con prontitud. En el día marcado el picaflor llegó a la casa del cuervo y vio que este también había colocado lo “mejor” en la mesa para alimentar a su amigo. Carne de carroña, restos de animales en descomposición y todo tipo de carne estropeada.
Y para no lastimar a su amigo tuvo que comer toda esa basura podrida.

Moraleja de la historia:

Nosotros los cristianos somos como los picaflores y las personas de fuera (del empleo, de la escuela, tal vez vecinos que no sirvan a Jehová) son los cuervos
Desgraciadamente muchos de nuestros hermanos se asocian tanto con tales personas que pasan a tener un gran vínculo de amistad con ellos y no entre
los hermanos. Para el cuervo (los de fuera) nuestra amistad es “recompensadora” pues obtiene lo mejor de nosotros ya que fuimos entrenados bajo los preceptos de Jehová. Es por eso que solo

podemos ofrecer lo mejor de nuestra amistad ;

Sin embargo, el cuervo que no conoce la palabra de Jehová también ofrecerá lo “mejor” que tiene: en este caso el “espíritu del mundo” (la búsqueda de placeres, el materialismo, la desobediencia, la inmoralidad sexual, etc.) y si estuviéramos a punto de “comer” su “plato” nuestra pureza espiritual estaría contaminada y como resultado, nuestra relación con Jehová se Podriría

La pregunta que surge es: ¿Quién soy yo en la ilustración?, ¿Qué papel estoy desempeñando? Satanás ha hecho un empeño especial entre los “jóvenes y adultos” para que desistamos en servir a Jehová y contaminarnos con su carroña

Por lo tanto que todos nosotros mantengamos nuestra posición limpia ante Jehová y nunca nos coloquemos en riesgo de tener que alimentarnos de lo “podrido” del mundo.



5 comentarios:

ROMY dijo...

Hola Isaias!! Me pareció excelente la ilustración. Lo bueno es que no la conocía, así que he aprendido algo nuevo. Y cuanta razón tiene esta comparación, pues quizás sin darnos cuenta nos creemos colibrí y de a poco nos estamos conviertiendo en cuervos, mmmm, te hace pensar. Muy bueno, que sigas bien.

Wendy dijo...

Excelente hermanito,siempre debemos recordar las palabras de (Snt.4:4)"La amistad con el mudo es enemistad con Dios" Y por supuesto que no queremos llegar a ser enemigos de nuestro Amoroso Padre Celestial por estar haciendo amistades con el mundo,ya que "el mundo entero yace en el poder del inicuo"(1Jn.5:19) Gracias por darme el recordatorio,adelante! y que Jehova te bendiga.Saludos desde Puerto Rico ☺ Wendy

Joee dijo...

de acuerdo. esa ilustracion es muy animadora.excelente ejemplo de los dos tipos de animales.
me gusto la conclusion, nos deja en que pensar a cual animal nos parecemos mas.
saludos..

JULLY dijo...

Hola, queria decirte que me gustó mucho la ilustración, todos los dias aprendemos más cosas referente a cuidarnos de las amistades, es por eso que yo busco solamente a las que aman a Jehová y de eso uno se dá cuenta ¿porqué? Por que de la abundancia del corazón habla la boca.
Por favor contestar...Jully.

Eva dijo...

hola hermano Isaias he disfrutado mucho con esta ilustración me va a ser de mucho provecho no solo pra meditar sino para compartirla con unos jovenes de mi congregación gracias por hacer esta aportación tan edificante

Publicar un comentario

O puedes ver una entrada al azar